Una forma de experimentar el amor por los autos, es la relacionada con la participación en los eventos de Regularidad Sport. Qué son?

Son competiciones de aficionados, a las que podemos participar libremente, organizadas por  distintos clubes ubicados en todo país, inscriptos en el ACA, o por cuenta propia, con duración de uno o varios días que proponen, por rutas abiertas al tráfico, por lo tanto respetando así las normas de tránsito, recorrer un determinado trayecto, definido por un Libro de Ruta, entregado a cada participante, con longitud promedio de 300 km por día, manteniendo una velocidad media controlada por los tiempos impuestos del organizador.

A cada competidor se le asigna un número y se largan a un ritmo de un vehículo cada 30 segundos.

La tripulación está compuesta por el conductor (piloto) y el navegante (copiloto), que tiene una importante tarea: llevar al conductor a destino.

De hecho, el navegante med01iante la utilización del Libro de Ruta da las instrucciones exactas al conductor de la ruta a seguir, indicando además las distancias de las pruebas cronometradas y lo importante, llevar los tiempos mediante un cronómetro.

Dentro del recorrido, se definen las Pruebas Especiales (PC), que pueden variar de 25 a 90 (dependiendo del tipo de evento), que se tratan de recorrer un tramo de ruta en un tiempo establecido, calculado a la centésima de segundo.

Se colocan unos tubos de goma en el asfalto, conectados a instrumentos de cronometraje de la organización, para relevar el tiempo de paso en ese punto cuando las ruedas delanteras del auto “pisan” activando en ese momento el cronómetro. De la misma manera en el punto de finalización de la prueba se ubica un control similar, determinando por diferencia entre el inicio y el fin, el tiempo empleado.

Las pruebas son a menudo “encadenadas” entre sí, es decir que el tubo de finalización de una prueba es también inicio o “abre” la sucesiva, con pruebas que pueden durar 50 metros o varios kilómetros y así sucesivamente.

Todo parece sencillo, lo difícil es para el conductor pasar sobre el tubo con una precisión al centésimo de segundo y la toma de tiempos con el cronómetro por parte del navegante.

Los instrumentos electrónicos que se utilizan permiten la lectura de los segundos del tiempo asignado en la pantalla pasando en regresiva, donde cero representa el momento del paso teórico perfecto de las ruedas en el tubo, pero lo más importante un sonido “bip” por cada segundo, que ayuda al conductor a tener mejor manejo del tiempo, y por lo general  además con el uso de un auricular.

El conductor debe colocar en el momento del “bip” cero, su rueda delantera sobre el tubo. Y el navegante que hace?

El cronómetro está conectado a un botón. El navegante debe encontrar una posición fija en el auto, adoptando puntos de referencia, de manera que en el momento en el que ve que la rueda “pisa” el tubo, en forma simultánea pulse el boton y, de esa manera, abrir y cerrar cada prueba.

Desde aquí entendemos que la historia es un poco complicada, la armonía entre el conductor y el navegante tiene que ser máxima, ya que ambos pueden fallar y la suma de los dos errores determina la calidad del resultado. ¿Quién gana?

Quién en el arco de todas las pruebas, comete menos errores, medidos en centésimas de segundo, respecto del tiempo teórico impuesto, siempre que no existan otras sanciones, tales como pasar fuera de tiempo máximo permitido en los Controles de Sello, que se ubican durante la ruta para corroborar el cumplimiento del recorrido establecido.

Otro factor en la determinación de la clasificación, en algunas carreras, es la antigüedad del vehículo. En el sentido de que cuanto más “viejo” es el medio más complicado es, por tanto, para generar la clasificación, las penalidades serán multiplicados por 1 , (año de construcción), es decir, si el auto es 1960 será 1,60, si es 1970 será 1,70.

Las clasificaciones se dividen en Clasificación General, por Categorías según la edad del vehículo, pero también en muchas carreras hay clasificación para las tripulaciones femeninas o para los jóvenes, con el fin de facilitar la inclusión de nuevos “seguidores”.

En muchos casos, los clubes, también premian a quien vienen de más lejos, el piloto de mayor edad o tripulaciones donde tal vez, el navegador es muy joven o son padres e hijos.

La lucha de los competidores se abre en la elección del medio con un coeficiente que le de mayores posibilidades en la Clasificación Final respecto a otro, aún sumando más penalizaciones que otro con un auto más moderno.

Hoy los llamados pilotos Top que ganan las competencias, han logrado resultados casi inhumanos, considerando que las carreras se ganan con 3 (o menos) centésimas de promedio…

Obviamente, las personas que obtienen estos resultados, lo hacen después de años de experiencia, capacitación, entrenamiento y un poco de dotes naturales, sumados a la precisión y concentración, elementos primarios para lograr estos objetivos.

Naturalmente, existen aquellos que participan con la ambición de clasificación y quienes lo hacen por el contrario para disfrutar de su amado auto clásico, hacer turismo, descubrir lugares desconocidos, hacer nuevos amigos y compartir la pasión.

De hecho, se pueden elegir entre carreras donde la “competencia” es parte predominante, o asistir a eventos más suaves, donde además de las pruebas, hay más paradas, visitas, digamos se “corre” pero se va un poco “de vacaciones”, quizá la carrera podría ser sólo la excusa para usar nuestro auto y compartir la pasión con los demás.

Comemos juntos, nos encontramos en los mismos hoteles, una forma de compartir diferentes momentos utilizando nuestros vehículos con traquilidad y abrir un paréntesis en nuestros hábitos diarios.

Las competiciones se organizan por varios lugares del país y siempre incluyen el paso por ciudades interesantes, descubriendo nuevos lugares con aspectos históricos, artísticos y naturales, a bordo de estos autos ciertos lugares o panoramas tienen en su conjunto otro gusto.

El calendario puede ser consultado en www.regularidadsport.com.ar o en  sitios web como http://www.automovilsport.com o revistas relacionadas como Autos de Epoca y se llevan a cabo por lo general a partir de marzo, abre el calendario el Rally de las Bodegas,  a noviembre donde las 1000 Millas Sport concluyen cada año.
Los premios son copas o regalos varios. En algunos casos, si el club organizador es importante y a través de sponsor, tal vez pueden poner valiosos premios, pero nadie participa por el valor del premio, lo hacen sólo por la gloria personal.

Esta es la Regularidad Sport. Se puede hacer apuntando a la competencia o simplemente como una excusa para hacer turismo organizado con su patrimonio histórico, en compañía de  esposa, amigos o quien quiera. Lo importante es USAR EL AUTO CLASICO y esta es una buena manera

Vívanla como quieran, pero vívanla …. serán muy lindas experiencias, de pasión, de autos clásicos en movimiento, de turismo por nuestra linda Argentina, de gastronomía y especialmente de las amistades que nacen de la mano de nuestra pasión.

No dejes envejecer tu su ser querido en el garaje, no sólo lo disfrutarás vos, sino que te darás cuenta cuando pases por ciudades o pequeños pueblos que haces disfrutar a los demás cuando veas la admiración, el saludo y el encanto de la gente a su paso.