20140511-111642.jpg

Este sábado se llevó a cabo el 8° Raduno Solidarietà en Bergamo (Italia), válido por el campeonato lombardo de regularidad histórica.
Fueron de la partida 75 tripulaciones, entre ellas, cuatro equipos argentinos, buscando afinar su preparación de cara a las Mille Miglia, que comenzarán el próximo jueves en Brescia. Juan Tonconogy-Guillermo Berisso, en la Bugatti T40 (1927), Calilo Sielecki-Juan Hervas, con la Bugatti T35A (1926), Daniel Erejomovich-Gustavo Llanos, con el Aston Martin Le Mans de 1933 y Luis y Leo Zerbini, con un Triumph TR2 Sports (1954) encararon los 49 primes, 4 controles horarios y dos pruebas de media a lo largo de las siete horas y media de carrera en un recorrido de solo 160 kilómetros que atravesó un recorrido estupendo pero con dificultades para quien corre entre Lago d’Iseo, lago d’Endine, Val Cavallina e Val Seriana.

Las pruebas de media fueron incluidas en razón de que habrá seis pruebas de ese tipo en las Mille Miglia, así que muchos aprovecharon para poder ponerse a punto… aunque con resultados disímiles. Para la clasificación final se tomó en cuenta el coeficiente de los vehículos y no hubo descartes. Resultaron ganadores -¡una vez más!- Tonconogy-Berisso, contentos seguramente aunque quizás no tan satisfechos con el promedio final obtenido, que fue de 4,78. Tuvieron tiempos altos en los PC3 (+33) y PC4 (+37). Esto le sucedió no solo a ellos sino también a muchos de los participantes. El PC3 eran de 80 metros metros en 13″ a 21kph, pero con subida en ese y cierre ciego. En las últimas Mille Miglia el porcentaje de pruebas de Tonconogy-Berisso dentro del rango -2/+2 (que son las que dan puntos gordos para la clasificación) fue del 46%. En esta oportunidad fue del 41%. Todavía tienen unos días para seguir poniéndose a punto. Con las pruebas de media no tuvieron ningún tipo de problema, lo que era de esperar porque ya se sabe lo que representa el apellido Berisso en el mundo de la regularidad. En las seis tomas de media promediaron 1,17… Va a resultar especialmente gratificante para Guillermo poder correr las Mille Miglia… haciendo regularidad.
Segundos en la carrera fueron los locales Guido Barcella-Ombretta Ghidotti, con un Porsche 356C (1963), que promediaron 3,80 aunque no les alcanzó para estar en lo más alto debido al alto coeficiente de su auto (1.63). La diferencia final fue tan solo de 6,66 puntos. Terceros fueron Andrea Belometti-Giovanni Scarabelli, con Fiat 508 SS Coppa d’oro (1933). Cuarto fueron Ezio Salviato-Caterina Moglia. Salviato es una de las mayores cartas de tirunfo de los italianos para la carrera de la próxima semana. Es de los buenos y, además, cuenta con un auto con coeficiente 1,70 (Bugatti T40 de 1927). Logró hacer un promedio de 4 centésimas redondas en los 49 pcs de la carrera pero, sumó nada menos que 146 puntos de penalidad en las pruebas de media. ¿Logrará hacerlas bien en unos días?
Uno de los candidatos para hacer el mejor promedio de la carrera era el italiano Antonino Margiotta, actual número uno del ranking local. Pero su auto -Lancia Aprilia de 1939- hizo las pruebas en tres cilindros durante toda la competencia. Puesto 42° para él. Vale aclarar que no será de la partida la próxima semana.
¿Y los demás argentinos?
Luis Zerbini, junto a su hijo Leo clasificaron en la 11° posición, con un promedio de 7,55. Fueron de los que tuvieron inconvenientes en el cierre del PC3, cargándose con 151 puntos. Promediaron 5,10 en los restantes primes, lo que representa un buen debut en su primer contacto con el auto. En las pruebas de media no tuvieron historias
aunque probablemente puedan mejorar de aquí a la semana entrante.
Calilo Sielecki termino 29°. También tuvo dificultades en el PC3, cargándose con 300 puntos, y con 90 más en el PC4. Tampoco le fue bien con las pruebas de media porque tuvo dos 300. Eso explica su puesto en la clasificación final, cuando a todas luces es un serio candidato para pelear por lo más alto en pocos días. En el resto de los primes promedió 4,06. Y viaja a Brescia con un auto con coeficiente 1,70. Además, metió un 39% de las pruebas dentro del rango -2/+2.
El que no tuvo fortuna fue Daniel Erejomovich quien, después de cumplir nueve pruebas tuvo que abandonar debido a la rotura de su Aston Martin. También tuvo inconvenientes en el PC3 aunque venía promediando 3,88 en las restantes. No llegó siquiera a hacer la primer prueba de media. De aquí en más, Daniel estará sumergido en otra carrera a fin de llegar a tiempo para poder disputar las Mille Miglia, con solo cuatro días y monedas por delante. De todas formas, hizo saber que se sintió reconfortado por los responsables de la organización, quienes lo nombraron, junto a su navegante Gustavo llanos, socios honorarios del Club Orobico y, por si fuera poco representarán al club en las próximas Mille Miglia…
Faltan solo unos días y las míticas Mille Miglia darán comienzo.

Corresponsal de GC

20140510-194727.jpg