Festejó en el podio emplazado en la Fortaleza de Oreste Berta
Podio RDLM 2013Al igual que en 2006, 2008, 2009 y 2012, Juan Tonconogy volvió a inscribir su nombre como ganador del Rally de la Montaña, quinta fecha del campeonato argentino Sport Histórico y segunda carrera válida por la Triple Corona. Navegado por su novia Bárbara Ruffini, el piloto del Riley Sprite 1936 está viviendo un 2013 más que soñado.

Ganó las cuatro carreras del campeonato argentino Sport Histórico en las que participó (solo estuvo ausente en el Rally de Invierno). Hizo historia al ganar las Mille Miglia en Italia. Junto a su novia y navegante, tienen la performance ideal en la Triple Corona (Triunfos en el Rally de las Bodegas y este Rally de la Montaña). Con los puntos sumados este fin de semana es gran candidato también a conseguir el título Sport Histórico. Y todavía restan las 1000 Millas, donde defenderá su condición de ganador 2012.

Sin dudas, Juan Tonconogy está atravesando un momento increíble. Su gran precisión y naturalidad hacen que cumpla las pruebas de habilidad conductiva con promedios récords, extraordinarios, que relegan y desmoralizan al resto de los participantes.

Este nuevo triunfo en Córdoba sólo confirmó que el 2013 será para él un año inolvidable como también el que lo transformó, definitivamente, en un referente.

El Rally fue positivo, más”, dice casi a coro con Bárbara Ruffini, su novia y compañera de aventuras. “Puede que esté pasando por uno de mis mejores momentos pero hace unos años también estaba en un buen nivel aunque después hubo un bajón. No me creo imbatible porque siempre pueden pasar cosas. Este auto, además, es muy bueno para lograr todo esto. A pesar de ser un Pre Guerra, es un auto muy cómodo. Hoy una varilla de la caja se trabó y pensé que se podía complicar pero por suerte no fue nada. Sin dudas, este es año es excelente”, destaca Tonconogy ante de bañarse con el champagne en el podio.

la fotoLos chilenos Jesús Diez y su mujer Maria García Medel, que participaron con un Chevrolet Corvette Stingray de 1965, fueron los merecedores del premio Gentleman Driver

El cierre del Rally de la Montaña 2013 tuvo lugar en el Circuito de Pruebas Gastón Perkins, emplazado en la Fortaleza de Oreste Berta. Brian y Oreste Berta (h) fueron anfitriones y enseñaron a los participantes de la carrera todas las instalaciones de una empresa con más de 40 años de trayectoria que ha realizado un aporte invalorable para el automovilismo deportivo, la industria automotriz y desde hace un año a la aviación.

Ambos Berta entregaron como premio a los ganadores unas réplicas del famoso motor LR desarrollado por su padre, más conocido como “El Mago” de Alta Gracia.

El podio lo completaron Daniel Erejomovich-Gustavo Llanos (AC 16/80 Comp. Sport 1938) y Fernando Sánchez Zinny-Máximo Speroni (Amilcar CGSS 1927). Ambos coincidieron que por el formato y complejidad de las pruebas, 35IMG_2751 (2)el RDLM es el más difícil del campeonato como también destacaron lo divertido y rápido de los PC, tanto en el autódromo Oscar Cabalén como en Copina.
Mientras el segundo puesto le permite a Erejomovich mantener intactas sus chances de pelear por el campeonato argentino, para Sánchez Zinny el tercer lugar termina siendo –además del primer podio para el Amilcar- un premio al esfuerzo, dedicación y preparación del auto más antiguo (1927) que tuvo el parque.

Finalmente, los campeones en ejercicio, Guillermo e Ignacio Acevedo finalizaron cuartos con el Jaguar XK120 tras una jornada donde la ansiedad del piloto conspiró contra la precisión de paso.

Ricardo Licursi-Gustavo Gallo (Porsche 911 1972) terminaron en el 5to. lugar aventajando al mal herido Triumph TR3B 1962 de Fernando Nocetti-Enrique Lagrotteria, que culminó la carrera con problemas en una cruceta.

Tito Bessone y su hijo en el AmilcarEntusiasmado y dejando abierta la posibilidad de presentarse en las próximas 1000 Millas Sport a realizarse en Bariloche a mediados de noviembre próximo, Ernesto “Tito” Bessone (Lancia Fulvia Coupé 1974) completó el Rally de la Montaña mejorando sustancialmente sus promedios. Una linda experiencia que disfrutó hasta último momento, compartiendo con su hijo Valentino una vuelta al circuito Perkins, a bordo del Amilcar.

El RDLM se desarrolló con total éxito y promete muchas novedades para el año que viene